ETAPAS GR 99  
   
 
 
   
EL EBRO EN PROFUNDIDAD  
   
 
   
INFORMACIÓN  
   
 
 
 
 


  etapas

 
 
 
 
 
 
El ebro en profundidad
 Categorias El ebro en profundidad > 2. Espacios de interés natural > 

2.25 La isla de la Capera > 

Todos los pueblos que han habitado las orillas del Ebro han sabido adaptar su sistema de vida a los recursos que éste les ofrecía. Las orillas y zonas cercanas al cauce, al tratarse de tierras sedimentadas por el mismo río (fértiles y con un buen drenaje), siempre han resultado ser muy buenas para la agricultura. Además, las históricas, frecuentes y cíclicas avenidas del Ebro, lejos de ser destructivas por definición, solían significar para la tierra un óptimo episodio de fertilización, por lo que los agricultores las esperaban y necesitaban, año tras año.

Pero no sólo las orillas eran aprovechadas, también las mejanas, cuando era posible acceder a ellas (bien fuera en barca o a través de un brazo de tierra, natural o artificial, que las unía a la orilla), terminaban por ser tierras de cultivo: si los recursos eran escasos, debían aprovecharse todos ellos. Así el hombre sacrificaba los sotos cultivándolos y convirtiéndolos en alimentos y medio de vida. La isla de la Capera es un claro ejemplo de ello; el brazo artificial que la une a la orilla permite de forma cómoda el acceso a las tierras de cultivo que, rodeadas de un interesante soto, ocupan el centro de la isla. 

Atrás

Etapas asociadas:



 

© 2008 Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino
Plaza de San Juan de la Cruz, s/n 28071- Madrid Telf: 91 5976000